Google PageSpeed Insights y WordPress: Buenas prácticas de Optimización

Optimizar WordPress puede suponer días de trabajo hasta conseguir un buen índice en PageSpeed Insights que ayude nuestro Posicionamiento SEO. Ahora bien, una vez conseguido, no deberíamos dormirnos en los laureles, pues podríamos perder en pocos días lo logrado con tanto esfuerzo. Tampoco nos alarmemos: incorporando este pequeño conjunto de buenas prácticas mantendremos el buen nivel de rendimiento de nuestra web.

Tiempo medio de lectura: 12 min (3.900 palabras).
Si no tienes tiempo ahora, puedes saltar directamente a las conclusiones del artículo.

Tabla de contenidos


Guía de hosting WordPress y mejores optimizaciones

Primero la sorpresa: ¡Google PageSpeed Insights 100/100!

También se puede optimizar WordPress de noche...
Casi medianoche en Sevilla: momento ideal para revisar Google PageSpeed…

Es casi medianoche y, en un arrebato de aburrimiento, se me ocurrió mirar cómo estaría el índice PageSpeed de mi blog… Comprendedlo: pleno verano en Sevilla, temperatura por encima del umbral del sueño, ¿qué otra cosa podía hacer mejor que mirar el rendimiento de mi blog? (es un pregunta retórica, no contestéis, pero si habéis estado en Sevilla algún verano, seguro que os hacéis una idea 😉 ).

Y entonces me llevé la gran sorpresa: tenía un “pleno” de rendimiento; PageSpeed 100 para móviles y PageSpeed 100 para ordenadores.  “¿Y por qué tal sorpresa?”, os preguntaréis. Después de todo, esto no se consigue por sí solo, sino que hay que trabajar e investigar mucho para conseguirlo, requiriendo a veces soluciones personalizadas (fragmentos de código PHP).

Y tenéis razón: como parte de la optimización del posicionamiento orgánico de mi blog, son muchas las horas que he dedicado para optimizar WordPress y sacarle el máximo rendimiento, como ya sabéis los que me leáis habitualmente y hayáis leído mis posts al respecto.

Entonces, si me lo he currado tanto, ¿por qué resultó para mí una sorpresa? Pues básicamente por los dos motivos siguientes:

  • Llevaba bastante tiempo sin revisar el rendimiento de mi página ni hacer ninguna mejora, así que temía que esta falta de dedicación hubiera podido afectar negativamente al índice PageSpeed.
  • Nunca antes había obtenido un pleno 100/100, aunque siempre me quedaba muy cerca, con valores entre 95 y 99, en el mejor de los casos.

Este artículo intenta dar respuesta al primer punto: si bien es cierto que no dediqué tiempo expresamente a esta tarea, sí que seguí algunas “buenas prácticas” para intentar mantener el rendimiento que había conseguido con la optimización y que han resultado ser bastante efectivas.

Con respecto al segundo punto, os aviso de antemano: seguramente si entráis ahora no veréis este pleno. Al final del artículo intentaré explicar porqué sucede esto.

Pero primero, y ya entrando en el meollo de este post, os pongo en antecedentes…

 

¿Cómo optimicé el WordPress de mi Blog?

Series de artículos para optimizar WordPress
Lo primero de todo, optimizar WordPress

Aquellos que me sigáis y ya conozcáis mis anteriores posts sobre optimización de WordPress, no necesitáis leer este apartado y podéis saltar al siguiente apartado (salvo que queráis un pequeño recordatorio). Para el resto, os será útil leerlo para poneros en contexto de lo que viene más adelante.

Unos meses atrás, publiqué una guía sobre cómo optimizar la velocidad de WordPress tomando el índice Google PageSpeed Insights como valor de referencia, obteniendo unos resultados bastante buenos: 90 para móviles y 96 para ordenadores. Esta guía, sin embargo, no trataba en profundidad un aspecto bastante relevante: la utilización de un CDN.

Al principio, había considerado que utilizar un CDN no aportaría beneficios a mi blog, puesto que no tenía ni un alto volumen de visitas ni las recibía desde diferentes países. Pero ante los buenos resultados que otros blogueros habían obtenido con los CDN’s, me puse a investigarlo en detalle, haciendo mis propios experimentos y mediciones.

Con los resultados y conclusiones, hice un artículo que mostraba cuánto aceleraba el CDN Cloudflare las descargas de WordPress, con muy buenos resultados: las páginas se descargaban hasta un 30% más rápido, siendo mayor el efecto a medida que mayor fuese el número de visitas y mayor su diversidad geográfica. Ni que decir tiene que desde ese momento utilizo este CDN 😀 .

Desde entonces, hace casi tres meses ya, trabajé sobre los puntos de mejora que casi siempre aparecían en los informes de rendimiento del PageSpeed Insights. Como ya tenía buenos índices PageSpeed, siempre superiores a 90, no era una cuestión prioritaria, los fui resolviendo poco a poco, centrándome en los dos puntos que estaban bajo mi “jurisdicción”, por así decirlo:

  1. Aumentar el tiempo de caché del navegador para el fichero “analytics.js”, recurso indispensable para generar los análisis e informes estadísticos de Google Analytics. Evitar el error de caché del navegador es relativamente sencilla: unas cuantas líneas de código PHP personalizados para el bot de PageSpeed.
  2. Eliminar el código CSS y JavaScript bloqueante, en la medida que fuese posible, que interfiere la carga del contenido “above-the-fold” (es decir, el primer contenido que se muestra en la pantalla cuando se carga la página). Este punto presenta bastantes más complicaciones, incluso imposible en algunos casos. En las próximas semanas publicaré un artículo al respecto.

Sobre el tercer punto de mejora, el tiempo de respuesta del servidor, tenemos poca capacidad de maniobra, salvo contratar el alojamiento con un buen proveedor de hosting y utilizar un servicio CDN. Como ya mencionaba en la guía de optimización de WordPress, estos buenos resultados los obtuve con WebEmpresa, el cual os recomiendo sin dudarlo si estáis buscando proveedor y, si utilizáis este enlace de afiliación, con el código “cupon20” puedes obtener un descuento del 20%:

WebEmpresa: alojamiento 100% WordPress

 

Quizás te guste, como a mí, mirar más de un proveedor antes de elegir. En ese caso, en la guía hablaba de mi experiencia con Raiola Networks en sitios webs de clientes y colegas, y con el que también he obtenido muy buenos resultados. En este caso, solo con pinchar en el enlace siguiente dispones de un descuento del 20%:

Raiola NetWorks: alojamiento WordPress

 

Ahora bien, una vez que nuestro sitio web en WordPress está optimizado, no queremos perder lo que tanto nos ha costado conseguir, ¿verdad? Entonces, ¿qué podemos hacer para mantener el grado de optimización?

En otras palabras, ¿hay buenas prácticas que podamos seguir para que nuestro día a día con WordPress no mermen el rendimiento de nuestro sitio web o blog?

 

¿Cómo mantuve el nivel de rendimiento de WordPress? Buenas Prácticas

Relación de buenas prácticas de optimización en WordPress
Buenas prácticas para gestionar WordPress

Cuando terminé de optimizar mi WordPress, me planteé qué debería hacer para no perder los beneficios conseguidos. Evidentemente, tampoco quería que el Posicionamiento SEO de mi sitio web resultara afectado. Después de todo, no quería tener que volver a repetir muchas de las tareas que ya había hecho o, si había que hacerlo, que fuera lo menos frecuentemente posible.

Así que me puse manos a la obra e identifiqué aquellos aspectos que, a la vista de las optimizaciones que había realizado, más podrían penalizar en el futuro el rendimiento de WordPress y cómo podría compensarlos para anular sus efectos o retardarlos lo más posible.

En general, llegué a la conclusión que el rendimiento de un sitio web en WordPress podía ser afectado directamente por uno o la combinación de los tres siguientes factores:

  • Todo aquello que, directa o indirectamente, modifica la Base de Datos de WordPress. Dado que todo en el sitio web gira en torno a esta Base de Datos, es crítico que ésta siempre se mantenga en un estado lo más optimo posible y minimizar aquellas operaciones que la modifiquen (lo que genera “huecos” dentro de la base de datos).
  • El tamaño de las imágenes. Indudablemente, imágenes no optimizadas redunda en mayor tiempo de descarga. Todo plan de mantenimiento debería tener un epígrafe para tratar este factor.
  • El rendimiento e idoneidad de los plugins. Los plugins nos facilitan muchas tareas en WordPress, pero al coste de consumir parte de los recursos de nuestro servidor de hosting, tanto de memoria y procesador, como de base de datos. Debemos estar atentos a cualquier plugin que nos pueda salir “descarriado”.

Así que, a partir de estos tres factores, elaboré una lista de las tareas que debería incorporar en gestión cotidiana de WordPress, procurando que fuesen tareas sencillas, de fácil y rápida ejecución, y que no interfirieran, al menos no excesivamente, con mi procedimiento habitual.

 

0. Haz copias de seguridad periódicas

No, no afecta al rendimiento por sí misma, ni lo mejora ni lo empeora (por eso es tarea “cero”), pero siempre hay que tener una copia de seguridad actualizada por si las moscas.

Además, no hay nada peor para el rendimiento que el sitio web se nos haya caído y no tengamos una copia de seguridad para restaurarla: Google nos otorgará un bonito y ovalado cero si visita nuestro sitio web y éste no responde.

 

1.  Reduce las instalaciones de plugins para probarlos

No instales un plugin WordPress si solo quieres probarlo
¿De verdad necesitas instalar “ese” plugin”?

A menudo leemos o nos comentan algo sobre un determinado plugin y sus ventajas, que quizás nos pueda resultar muy útil para nuestro sitio web. Sin embargo, antes de decidirnos a utilizar definitivamente, solemos hacer pruebas con él. Lo instalamos, lo probamos y, si nos convence, decidimos dejarlo.

Pero cuando el plugin no cumple con nuestras expectativas o simplemente no es útil para nuestro caso concreto, lo desinstalamos y nos olvidamos de él… ¡Pero el daño ya está hecho!

En WordPress, la mayoría de los plugins utilizan la base de datos que el gestor de contenidos. Esto significa que cuando lo instalamos y utilizamos, aunque sea por un breve periodo de tiempo, deja sus huellas en la base de datos, que permanecerán aunque hayamos borrado el plugin (recordad, esos “huecos” en la base de datos).

Con un solo plugin, el efecto sería mínimo, pero a medida que vayamos probando más y más plugins, se irán acumulando hasta que sí tengan un efecto tangible en el rendimiento de WordPress.

Para evitarlo, tenemos estas opciones:

  • Tener un sitio web de prueba donde probar los nuevos plugins. No tiene porque ser una copia del nuestro, pero sí al menos parecido. El inconveniente de esta opción es el trabajo adicional que supone montar y mantener un sitio web paralelo, además de que ocupa espacio de almacenamiento en nuestro servidor de hosting.
  • Comprimir la base de datos. No tiene que ser siempre que instalemos y probemos un nuevo plugin, eso sería excesivo, sino cada cierto periodo de tiempo (volveremos más adelante a este punto).

En cualquier caso, no probemos plugins por el mero hecho de probarlos “a ver qué tal”. Documentémonos bien antes y quizás nos evitemos el instalarlo y probarlo, lo cual también requiere cierta dedicación y tiempo. La mayoría de las veces, un buen artículo sobre ese plugin responde a nuestras dudas en pocos minutos y nos quitaría todo el trabajo de tener que probarlo.

 

2. No desinstales/instales plugins que uses ocasionalmente: ¡desactívalos!

Este punto es casi consecuencia directa del anterior. Todos sabemos que debemos procurar tener menor número posibles de plugins, pues necesitaremos menos recursos de servidor y podemos sentirnos tentados a desinstalar aquellos plugins que sólo usamos de vez en cuenta, e instalarlos cada vez que los necesitemos. Después de todo, instalar/desinstalar nos lleva casi el mismo tiempo que activar/desactivar.

¡Pero las consecuencias en la base de datos son muy distintas! Mientras que activar y desactivar continuamente un plugin apenas tiene efecto en la base de datos, instalarlo y desinstalarlo repetidas veces genera cada vez más “huecos” en ésta.

Por tanto, no instales/desinstales aquellos plugins que utilices ocasionalmente: déjalos desactivados y actívalos cuando los necesites (yo, por ejemplo, es lo que hago con P3 Perfomance Profiler).

 

3. Mantén actualizados WordPress, el tema y los plugins

Precauciones al actualizar WordPress, theme o plugins
¡Con esta tecla nunca olvidarás actualizar WordPress!

Siempre que salga una actualización nueva, ¡instálala! Las actualizaciones no solo corrigen bugs o proporcionan nuevas funciones, sino que también pueden incluir cambios que mejoren el rendimiento de WordPress o los plugins. Los desarrolladores también son conscientes de la importancia del Posicionamiento SEO y normalmente actualizan sus plugins o themes con las últimas tendencias de los algoritmos de búsqueda.

La única precaución es la que siempre debemos tener en cuenta cuando actualizamos: hacer una copia de seguridad y leer en qué consisten los cambios incluidos en la actualización, por si esa actualización tuviera algún requisito adicional (por ejemplo, instalar o actualizar otros plugins).

Como parte del proceso de actualización, también debes valorar cómo puede afectar a las personalizaciones que hayas hecho en tu sitio web:

  • En el caso de personalizaciones en el tema, si tienes un tema hijo, debes asegurarte que la actualización del tema no afecta a algunos de los ficheros del tema hijo, en cuyo caso también deberás actualizarlos a mano para incorporar tus personalizaciones.
  • En el caso de personalizaciones en los plugins, deberás replicar esos cambios después de actualizar el plugin, puesto que la actualización los habrá sobrescrito.

 

4. Actualiza siempre de uno a uno, no en bloque

No es que sea un aspecto que vaya a afectar directa o indirectamente al rendimiento de un sitio web, pero por ahorrarnos tiempo tendemos a realizar de una vez las actualizaciones que tengamos pendientes, sin pensar en las posibles consecuencias.

WordPress nos lo permite, sí, pero eso no significa que sea lo más recomendable. Lo ideal es que hagamos las actualizaciones una a una, que corrijamos las personalizaciones que hayan podido verse afectadas (como vimos en el punto 3) y comprobemos que el sitio web funciona correctamente. Sólo entonces, continuamos con la siguiente actualización.

Si lo hacemos todo de una vez y después observamos un problema, ¿qué actualización lo ha provocado? Deberemos entonces a deshacer todo lo que hemos hecho, o restaurar una copia de seguridad. En definitiva, un quebradero de cabeza.

 

5. Optimiza siempre las imágenes de los nuevos posts… ¡y plugins!

Optimizar imágenes generadas por WordPress y plugins
Comprime las imágenes para que ocupen menos espacio

No sólo la imagen que hayamos creado y subido a la librería de medios de WordPress, sino también optimizar las imágenes generadas por WordPress, el tema y los plugins para distintos tamaños de nuestra imagen original (normalmente para poder disponer de diseño responsivo). No me paro mucho en este punto porque en este artículo que he enlazado se describe el proceso detallado para optimizar TODAS las imágenes asociadas con un nuevo post. Tu velocidad de descarga y tu posicionamiento orgánico te lo agradecerán.

Sólo una precaución: normalmente, las imágenes generadas por los plugins solo se generan cuando ese plugin se ha ejecutado en el sitio web; es decir, cuando se ha cargado una página que utilice ese sitio web. Por tanto, asegúrate de navegar por esa página para poder optimizar la nueva imagen generada por el plugin.

 

6. Borra las revisiones de los posts y páginas antiguos

Si un artículo lleva varias semanas publicados, no tiene mucho sentido que mantengas sus revisiones. Aunque hayas limitado su número, siguen ocupando espacio en la base de datos y, cuantos más artículos tengas tu blog, aún más espacio estarás desperdiciando. Lo que no utilices ni necesites… ¡bórralo!

Para esta tarea deberás confiar en algún plugin. Yo utilizo WP-Optimize, fácil de configurar y utilizar, que también me sirve para optimizar (comprimir) la base de datos y borrar la papelera y los comentarios Spam. En general, limito el borrado de las revisiones hasta las dos últimas semanas.

Con este plugin también puedes programar la limpieza de las revisiones, pero a mí me gusta estar presente durante esta operación: es un proceso delicado y, en caso de algún problema, quiero tener a mano una copia de seguridad actualizada y estar en disposición de resolverlo sobre la marcha.

 

7. Optimiza la Base de Datos al menos una vez al mes

Comprimir la Base de Datos de WordPress reduce tu tamaño y mejora su respuesta
El alma de WordPress es su Base de Datos: ¡cuídala!

Por muchas precauciones que tomemos, la base de datos de un sitio web en WordPress es un ente vivo y dinámico, que siempre está cambiando con la propia dinámica de gestión y evolución del sitio web.

Tus posts, las visitas a la web, los comentarios de los usuarios, la ejecución de los plugins, las actualizaciones… Todo deja una huella en la base de datos que, con el tiempo, va creciendo y perdiendo eficacia al estar más dispersos sus registros de datos.

La solución pasa por optimizar (comprimir) la Base de Datos, que puedes hacer manualmente (si sabes utilizar phpMyAdmin) o utilizar el mismo plugin WP-Optimize que mencioné en el punto anterior. De nuevo, no recomiendo programarlo, sino lanzarlo manualmente y, siempre, habiendo hecho antes una copia de seguridad por si algo saliera mal.

 

8. Ejecuta el P3 (Plugin Perfomance Profiler) periódicamente

Utiliza P3 para analizar rendimiento de plugins WordPress
¿Qué plugins ralentizan tu WordPress?

Aunque los plugins nos proporcionan grandes posibilidades, lo hacen a un coste: consumo de recursos del servidor de alojamiento. Por este motivo, debemos ser muy cuidadosos con los plugins que utilicemos y sólo disponer de aquellos que realmente sean necesarios y aportan valor a nuestra web y nuestros usuarios.

Sin embargo, un sitio web en WordPress evoluciona con el tiempo: no sólo los plugins se van actualizando, sino también el propio WordPress o el tema. Esto significa que lo que era válido y eficaz en un momento dado, pueda dejar de serlo después de una actualización.

Por tanto, debemos tomar medidas ante esta posibilidad y nada como el plugin P3 Plugin Performance Profiler para comprobar que el rendimiento de los plugins siga siendo el óptimo y que no haya habido variaciones significativas.

Con ejecutarlo una vez al mes debería ser suficiente. Otra opción sería ejecutarlo después de cada actualización, principalmente de WordPress o del tema, ya que su impacto es transversal a todo el sitio web y pueden afectar directamente a alguno de los plugins instalados.

En caso de que detectemos que un plugin ha dejado de ser eficiente, no nos alarmemos aún y antes ejecutemos el P3 varias veces, en otros momentos del día e incluso otros días. El resultado negativo obtenido puede ser consecuencia de una situación pasajera del servidor (pico de visitas, alguna tarea de mantenimiento del servidor, …). Pero si la incidencia se sigue repitiendo y un plugin se ha vuelto claramente más lento, tendremos que plantearnos el buscar una alternativa más eficiente o incluso personalizarlo.

 

9. Repasa periódicamente los plugins instalados

Normalmente se dice que no se deberían tener más de 10 plugins instalados para conseguir un buen rendimiento de un sitio web en WordPress. Yo tengo 15 y ya habéis podido ver cómo me evalúa Google PageSpeed…

Lo que quiero decir con esto es que no os obsesionéis con el número de plugins; si están bien elegidos y bien optimizados, su número no supondrá un detrimento en el rendimiento o la velocidad de descarga de vuestro sitio web.

Sin embargo, esto no significa que podamos tener cualquier número de plugins, por muy optimizados que estén. Siempre son una carga y, digámoslo claramente, si un plugin no lo has utilizado durante meses o ni te acuerdas para qué sirve, ¿qué sentido tiene que lo sigas conservando? Así que, cada dos o tres meses, date un paseo por el listado de plugins para comprobar que sigues necesitándolos todos… ¡y borra sin piedad el plugin que ya no te sirva! 😀

 

¿Por qué no obtengo siempre un Google PageSpeed 100/100?

Como mencionaba en la introducción del artículo, si ahora evaluarais el PageSpeed de mi sitio web, posiblemente no obtuvierais un pleno 100/100, sino un resultado en el rango entre 90-100, tanto para móviles como para ordenadores.

Si lo hacéis en vuestra propia web, también obtendréis pequeñas variaciones, y a veces no tan pequeñas. Dado que la web no ha cambiado, ¿por qué sucede esto?

En la siguiente imagen podéis ver todos los factores que evalúa PageSpeed Insights:

Listado de los factores de rendimiento de Google PageSpeed Insights.

Si os fijáis, todos excepto uno están directamente bajo nuestro control; es decir, podemos hacer algo en nuestra web o servidor para influir en ellos y mejorarlos. Sin embargo, sobre el último factor, el tiempo de respuesta del servidor, nada podemos hacer, salvo cambiar de proveedor de hosting o, en mi caso, dado el buen servicio que mi proveedor me ofrece, cambiar las condiciones del alojamiento (con el consiguiente incremento de la cuota).

La mayoría tenemos nuestros sitios web en servidores de alojamiento compartido, que también proporcionan alojamiento a otros sitios webs y que comparten las líneas de conexión. Por tanto, en los momentos de más tráfico web o que haya un pico de demanda a alguno o algunos de los otros sitios web que comparten el servidor, el tiempo de respuesta de éste se verá afectado y repercutirá en el índice de PageSpeed.

Por este motivo, mis mejores resultados los suelo obtener a última hora de la tarde, por la noche y al amanecer, que son las horas de menor demanda al servidor.

El resto de las veces, suelo obtener resultados como el siguiente, debido a que el servidor ha respondido, en este ejemplo, en más de 8 décimas de segundo (en vez de en menos de 2 décimas, que es lo que me hace falta para conseguir el pleno 100/100):

PageSpeed Insights al pleno: 100/100 para móviles y ordenadores

Como podéis ver, sólo este factor, el tiempo de respuesta del servidor, tiene suficiente peso como para bajar en 7 puntos mi índice de Google PageSpeed, aun estando el resto de factores en perfecto estado de revista.

Corolario: quien tiene un buen proveedor de hosting, tiene un tesoro 😀

 

Conclusiones

El proceso de optimización de un sitio web en WordPress puede ser largo y laborioso, en función de la propia complejidad del sitio, como el theme que utiliza y los plugins que tenga instalados. Además, intervienen factores externos sobre los que no tenemos apenas control, salvo la contratación de un mejor servicio (y, por tanto, más caro) de un proveedor externo.

Sin embargo, una vez optimizado un sitio web, la tarea no acaba ahí. En realidad, no hemos hecho más que empezar…

Con la optimización se establecen unos cimientos fuertes y robustos, pero WordPress evoluciona con el tiempo, a medida que su contenido aumenta, se incluyen nuevos servicios en la web o la misma actualización de WordPress, los plugins o los themes. En nuestra mano está la posibilidad de reducir o contrarrestar el efecto negativo que esta evolución pueda tener en la velocidad de descarga de nuestro sitio web o blog y, eventualmente, en su posicionamiento en los buscadores.

Precisamente ése es el objetivo de este artículo, proponiendo una lista de buenas prácticas que podemos adaptar e incorporar a nuestra labor cotidiana de gestión y administración de WordPress, sin que esto suponga que tengamos que dedicarle más tiempo. En definitiva, supone una forma distinta de hacer estas tareas de administración que resulten poco “agresivas” a nuestro entorno WordPress, así como evitar aquellas que ya sabemos que sí pueden serlo.

En todo caso, y ya para terminar, no hay que olvidar que estas buenas prácticas, como cualesquiera otras, no garantizarán que el nivel de optimización de nuestro sitio web se mantenga constante, pero sí que cualquier desviación sea la menor posible y que, de producirse, tengamos una idea bastante aproximada de cómo contrarrestarla.

 

¿Qué te ha parecido mi lista de buenas prácticas para mantener optimizado el rendimiento de un sitio web? Como has podido ver, no supone una carga de trabajo importante, tan solo seguir algunas buenas prácticas y unas tareas mínimas de mantenimiento. ¿Echas en falta alguna tarea que debería estar incluida? ¿Cómo haces la revisión de la optimización de tu sitio web?

Imágenes: freepik, vector open stock, elaboración propia.

 

¿El post te ha resultado útil? ¡Ayúdame a mejorar y puntúalo!

[ Hasta ahora habéis votado 4, con nota media 5 ]
 
Tweet about this on Twitter3Share on Facebook0Share on Google+5Pin on Pinterest0Share on LinkedIn15Buffer this pageEmail this to someone

Quizás también te interese...

Optimización del Google PageSpeed en WordPress: Buenas Prácticas
Etiquetas: guía    optimización    pagespeed    plugins    rendimiento
Sobre el autor,
Consultor SEO Freelance, Ingeniero Superior de Informática, Certificado en Google Adwords y Experto Universitario de Social Media Marketing, con más de 20 años de experiencia en el sector de Internet y las Nuevas Tecnologías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.