Crear contraseñas seguras y fáciles de recordar para tus cuentas

¿Tus contraseñas son lo suficientemente seguras y variadas?

A través de Internet accedemos a servicios que, no hace mucho tiempo, sólo podíamos realizar en persona o eran impensables: banca electrónica, correo o mensajería instantánea, trámites online, etc. Sin embargo, para utilizarlos debemos identificarnos y utilizar contraseñas que además de seguras, sean fáciles de recordar y (¡ay!) distintas para cada servicio online.


Guía de hosting WordPress y mejores optimizaciones


Muchos usamos las mismas contraseñas en todas nuestras cuentas
¿Quién tiene igual contraseña en varias cuentas?

¡Que levante la mano quien no se haya sentido tentado de usar la misma contraseña para todas sus cuentas online o de apuntarla en un post-it!… Bromas aparte, las contraseñas parecen un instrumento ideado desde el averno para amargar nuestra existencia 🙁

Sí, existen herramientas, tanto online como aplicaciones, que guardan nuestras contraseñas e incluso las generan por nosotros. Para entornos corporativos son imprescindibles, pero para uso particular o autónomo (freelance), son engorrosas porque:

  • Debemos disponer de una contraseña “maestra” para proteger el acceso a estas contraseñas que, por la cuenta que nos trae, debe ser MUY segura.
  • Las que son aplicaciones de escritorio sólo están disponibles en nuestro ordenador, ¿qué será de nosotros cuando usemos otro o el nuestro pasa a mejor vida?
  • Las que son online pueden tener un fallo de servidor en el momento más inoportuno y dejarnos en la estacada.
  • Somos cómodos (sí, lo somos 😉 ) y usar estas herramientas significa dar varios pasos adicionales para identificarnos en nuestra cuenta.

Los navegadores también guardan las contraseñas por nosotros, pero ¿no os ha pasado que después no podéis recordarlas cuando accedéis desde otro equipo?

A continuación os propongo dos métodos para crear contraseñas seguras, fáciles de recordar y distintas para cada cuenta. Como ejemplo, crearemos una contraseña para el sitio web www.nombreraro.es

 

Varias palabras para una contraseña

  1. Piensa en algo que hagas cotidianamente; por tanto, imposible de olvidar. Por ejemplo: Todas las noches leo un libro en la cama antes de dormir.
  2. Elige al menos tres palabras de esta frase. En el ejemplo, elijo los nombres: noches, libro, cama.
  3. Toma las cuatro primeras o últimas letras del sitio web donde usarás la contraseña; es decir: ”nomb” o ”raro”. Elijamos ”raro”.
  4. Combina estas palabras, con la primera letra en mayúsculas, manteniendo el orden en las palabras elegidas en el punto 2 y poniendo la del punto 3 al principio o al final. Además, pon la primera letra de cada palabra en mayúsculas: NochesLibroCamaRaro.
  5. Como casi siempre requieren algún número o símbolo especial en las contraseñas, inserta algún número entre las palabras, asegurándote que sea fácil de recordar (aquí sí valdría tu año de nacimiento): Noches1Libro2Cama3Raro4.

 

Letra a letra aparece la contraseña

  1. Piensa de nuevo una frase cotidiana: Todas las noches leo un libro en la cama antes de dormir.
  2. Forma una palabra con la primera o última letra de cada palabra de la frase: ”tlnlulelcadd” o ”ddaclelulnlt”.
  3. Esta contraseña ya es bastante segura, pero no tiene números ni mayúsculas. Pon mayúsculas la primera o la última letra, o ambas. Poner un número puede requerir algo más de maña; por ejemplo, en este caso se puede sustituir “un” por el número “1”: ”Tlnl1lelcadd”. Debemos procurar que estas sustituciones sean evidentes para nosotros.
  4. Para terminar, toma las cuatro primeras o últimas letras del sitio web donde usarás la contraseña y añádelas al principio o al final de la contraseña: ”Tlnl1lelcaddRaro”.

 

Limitaciones de estos métodos

Con ambos métodos, te bastará recordar la frase para reconstruir la contraseña fácilmente. Por desgracia, estos métodos pueden dar problemas en algunos sitios web que, en contra de los criterios básicos de usabilidad, aún mantienen restricciones obsoletas de cómo deben ser las contraseñas:

  • Contraseñas con sólo números (que invalida ambos métodos).
  • Contraseñas con un número máximo de caracteres pequeño (que impide utilizar el primer método).
  • Número mínimo de mayúsculas, números y/o símbolos especiales que complican innecesariamente la contraseña (se podría utilizar el segundo método).

 

¿Qué opinas de estos métodos? ¿Tienes algún otro método más sencillo o sigues confiando en tu buena memoria? Quizás prefieras utilizar gestores de contraseñas, ¿cuáles son los principales inconvenientes que te has encontrado con ellas?

Imágenes: vecteezy, elaboración propia.

 

¿El post te ha resultado útil? ¡Ayúdame a mejorar y puntúalo!

[ Hasta ahora habéis votado 5, con nota media 4.8 ]
 
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+3Pin on Pinterest0Share on LinkedIn1Buffer this pageEmail this to someone

Quizás también te interese...

Cómo crear contraseñas seguras y fáciles de recordar para cada cuenta
Etiquetas: contraseñas    recomendaciones
Sobre el autor,
Consultor SEO Freelance, Ingeniero Superior de Informática, Certificado en Google Adwords y Experto Universitario de Social Media Marketing, con más de 20 años de experiencia en el sector de Internet y las Nuevas Tecnologías.

Hay 3 comentarios acerca de:
    “Cómo crear contraseñas seguras y fáciles de recordar para cada cuenta

  • Pingback: Bitacoras.com

  • 28/05/2016 a las 13:52
    Enlace permanente

    Hola, yo uso un método, hehe. Consiste en tomar un ebook o un libro que te guste (al que puedas volver a acudir en caso de que pierdas dicho documento, tienes que apuntarte la editorial el autor edición, etc.) y entonces aplicas un algoritmo para construir passphrases a partir de dicho documento. Con el ebook/libro en mano, y con el algoritmo claro, puedes construir la frase de paso sin tener que memorizar nada. ¿Qué te parece? 😀 Un saludo.

    Responder
    • 29/05/2016 a las 10:26
      Enlace permanente

      Hola, Jordi:

      Gracias por tu aportación 🙂

      Pues sí, creo que es una opción muy buena. De hecho, también podría ser útil utilizar un ebook para los dos métodos del artículo, en vez de pensar una frase lo suficientemente relevante como para que nunca la olvidemos. Con el ebook/libro, este riesgo desaparece: siempre puedes acudir al libro 🙂

      ¡Un saludo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.