¿Qué aprendí de mi primera participación en los Premios Bitácoras 2016?

La primera participación en Premios Bitácoras suele ser un poco en plan de prueba, para tantear el camino, experimentar diversas estrategias y tácticas de difusión y captación de votos, y conocer a fondo el proceso del concurso. La novatada siempre cobra su tributo, pero estas lecciones aprendidas en mi primera participación a los Bitácoras pueden ayudarte a mejorar tu clasificación final.

Tiempo medio de lectura: 13 min (4.100 palabras).
Si no tienes tiempo ahora, puedes saltar directamente a las conclusiones del artículo.

Tabla de contenidos


Guía de hosting WordPress y mejores optimizaciones

Hablemos sobre los Premios Bitácoras

Ahora que ha concluido la convocatoria de los Premios Bitácoras 2016 y sabemos quiénes son los finalistas de cada categoría, a falta solo de que el Panel de Expertos delibere y elija los respectivos ganadores, es un buen momento para recapitular sobre lo que ha sido mi primera participación en estos Premios, dentro de la categoría (¡cómo no!) al Mejor Blog de Marketing y Social Media.

Con un blog con apenas 9 meses de vida en el momento en que se abrió la convocatoria de los Bitácoras, ante todo había que ser realista y no podría aspirar a aparecer siquiera entre los 100 primeros, y menos aún en los puestos de honor. Pero no por eso dejaría de dar todo lo que, a mi nivel de conocimiento y capacidad, fuera capaz de dar.

Sin embargo, de la misma forma que un corredor aficionado va a su primera maratón, hasta que no lo vives, no sabes realmente cómo puede ser. Y, aún habiéndolo vivido, siempre habrá sorpresas, imprevistos y reveses ante los que debemos reaccionar rápida y efectivamente para aprovechar las nuevas oportunidades que nos puedan brindar.

Así que éste fue mi principal objetivo: utilizar mi participación para adquirir experiencia en la dinámica de este tipo de eventos y como forma de seguimiento del funcionamiento de los Premios Bitácoras y de las actividades de promoción y difusión del blog para solicitar el voto.

Y eso es lo que aquí os presento: lo que he aprendido y observado durante las casi siete semanas que ha estado abierta la fase de votaciones, con lo que espero mejorar mi participación para la convocatoria de los Premios Bitácoras en 2017, así como para otros eventos similares (que los hay, aunque no sean tan conocidos).

 

¿Te voy a dar la receta para ganar los Premios Bitácoras?

Si tal receta existiera, todos ganaríamos, ¿no? 😉

No, no te voy a dar ninguna receta, pero creo poder afirmar sin temor a equivocarme que si no tienes en cuenta aunque solo sea una de estas lecciones aprendidas, tus oportunidades de conseguir buenas posiciones en la clasificación final se reducirían drásticamente.

Dado su impacto y trascendencia (enlaces dofollow con alta autoridad), la competencia en los Bitácoras es enorme: son miles de blogs los que buscan aunque sea un hueco entre los 100 primeros clasificados, que ya proporcionan una significativa inyección de popularidad y relevancia. Cualquier descuido o puede suponer perder decenas de posiciones y dejar de aparecer en este Top 100.

No olvidemos que Internet está, al mismo tiempo, a nuestro favor y en nuestra contra. A nuestro favor porque nos proporciona una plataforma con enormes posibilidades para promocionar nuestro blog. Pero en nuestra contra porque también está disponible para nuestra competencia y todos podemos monitorizar y contrarrestar nuestras respectivas acciones de promoción.

 

¿Cuáles son las lecciones aprendidas en este Bitácoras?

De todas las lecciones aprendidas en esta convocatoria de los Premios Bitácoras, algunas las llevé a la práctica sobre la marcha en el momento que surgían, mientras que otras fueron inspiradas por lo que en otros blogs ponían en práctica y que no siempre se pueden llevar a cabo, pues depende de factores externos o de las propias características del blog.

Sin más preludios, veamos qué he aprendido en esta mi primera participación a los Bitácoras…

 

1. No esperes a que empiece la fase de votaciones

Este fue mi primer gran error. Sabía que los Premios Bitácoras empezarían en septiembre, pero no tuve la precaución de anotar y resaltar la fecha en mi agenda. Llegó el gran día… y ni me enteré 🙁

Solo cuando empecé a ver artículos sobre cómo ganar o participar en los Premios Bitácoras 2016 y mi amigo, también Consultor SEO, Julio Romero me avisó (¡Gracias, Julio!), entonces puse en marcha toda la maquinaria para promocionar mi blog.

Como ya habían pasado varios días, en pocas horas tuve que tomar decisiones y llevarlas a cabo deprisa y corriendo, sin tiempo para meditar su idoneidad o pensar alternativas quizás más adecuadas o efectivas. No podía permitirme dejar pasar más días, puesto que serían una ocasión perdida para promocionar mi blog y, al menos, alguna difusión conseguiría mientras lo iba poniendo en marcha.

Se puede tener la ilusión de que los errores iniciales debidos a la precipitación se pueden resolver o enderezar en los días o semanas sucesivos. En parte sí, pero de una forma u otra estaremos atados a los efectos de nuestras primeras decisiones y los arrastraremos durante varias semanas.

Por ejemplo, en mi caso, algo tan sencillo y simple como añadir en mi web los banners de petición de votos produjo un problema de visualización en dispositivos móviles del que no me percaté hasta varias semanas después y gracias a que me avisó uno de mis lectores. Con las prisas, se me pasó revisar cómo quedaban en la versión móvil.

Para que os hagáis una idea, sería como si participáramos en una carrera, pero nos hemos despistado y salimos cinco minutos después del disparo de salida. Podremos hacer un esfuerzo para intentar compensar el tiempo perdido, pero nunca conseguiremos la misma marca que habríamos alcanzado de haber salido con el resto de corredores, con el riesgo de que paguemos el sobreesfuerzo inicial en los kilómetros finales.

 

2. Planifica la estrategia de promoción para toda la fase de votaciones

La fase de votaciones de los Premios Bitácoras abarca varias semanas; en esta última edición de 2016, casi 7 semanas. Es mucho tiempo para que confiemos nuestra estrategia de promoción y captación de votos a la reiteración continuada de las mismas tácticas sin ninguna variación.

Nuestra audiencia es humana (¡vaya por Dios, qué descubrimiento!) y debemos tratarla como merece: con respeto y consideración. No podemos (no debemos) repetirles los mismos mensajes una y otra vez; no solo acabaríamos hastiándolos, sino que nos arriesgamos a que nuestros lectores habituales se cansen de nosotros y dejen de seguirnos.

Por otro lado, no por repetir cansinamente el mismo mensaje conseguiremos que nos vote esa parte de nuestra audiencia que aún no nos haya votado. Si el mensaje no les ha calado las 10 primeras veces, tampoco les llegará las 90 siguientes

En cambio, modificando nuestro mensaje y el medio o modo de su transmisión sí que tenemos una oportunidad de alcanzar el corazoncito de esa audiencia aún reticente a dedicar parte de su tiempo a votarnos. Porque, en muchos casos, ésta puede ser la principal barrera que nos encontremos: que el usuario debe identificarse para votarnos y, a veces, necesita un “empujoncito” para regalarnos ese esfuerzo.

Salvando las distancias, podéis verlo como una relación de pareja (en cierta forma, lo es 😉 ). Para no caer en el aburrimiento y el hastío, hay que mantener viva la relación semana tras semana, con sorpresas, detalles, novedades… lo que se os ocurra: la imaginación pone el límite.

 

3. Diseña los banners de promoción y decide cómo los utilizarás

Quizás la primera acción que todos tenemos en mente para pedir el voto para los Bitácoras: los banners que colocaremos en nuestro sitio web y nuestros perfiles de Redes Sociales. Pero no nos dejemos dejarnos engañar por la aparente sencillez de crear un banner y hacer poco más que un collage entre varias imágenes.

Los banners que diseñemos nos acompañarán durante toda la fase de votaciones y, precisamente porque aparecerá a lo largo y ancho de todo el sitio web y nos representarán en las Redes Sociales, deberíamos ser cuidadosos y detallistas en su diseño. Siempre podemos modificarlo más tarde, pensaréis, pero ¿porqué no hacerlo bien desde el principio? 😉

Destacaría tres aspectos fundamentales cuando diseñemos nuestro banner para pedir votos a los Premios Bitácoras:

  • Debe identificarnos claramente y sin ambigüedad, ya sea con nuestro logo, fotografía o la forma en cómo los usuarios nos tengan identificados.
  • Debe integrarse con un estilo de diseño coherente con el del propio sitio web, para que no parezca un remiendo, pero, al mismo tiempo, debe destacar lo suficiente como para llamar la atención.
  • Debe pedir claramente el voto y explicar para qué es, con un enlace directo a la página web oficial de Bitácoras correspondiente a la categoría que optamos y que incluya nuestro código de identificación, para que el usuario no tenga que escribir nuestra dirección.

Una vez tengamos los banners, debemos decidir dónde colocarlos y cómo utilizarlos. No me refiero solamente a colocarlos oportunamente en la cabecera, barra lateral, pie o dentro de los posts del sitio web, o en los boletines que enviamos a nuestros suscriptores, sino a otros métodos que pueden llegar a ser demasiado intrusivos.

Me refiero a los Pop-ups, Scroll boxes, Smart bars, o cualquier otro mecanismo que suponga que al usuario le aparezca en pantalla una ventana o recuadro que no ha solicitado. Unas pocas líneas más arriba hablaba del respeto que debemos tener para con nuestra audiencia y, con estos sistemas potencialmente intrusivos, debemos tenerlo aún más presente.

Por tanto, evitemos que estos banners o mensajes aparezcan a los usuarios que ya nos hayan votado y dejemos pasar un tiempo prudencial (al menos una semana) para que vuelvan a aparecer a quienes no lo hayan hecho todavía. Asimismo, tened cuidado con la combinación de varios de estos métodos en una misma página: tenéis asegurado el cabreo del usuario.

 

4. Prepara tu campaña de difusión en las Redes Sociales

No esperes a que vengan a visitarte a tu sitio web para pedir que te voten. Tus lectores habituales y suscriptores ya te conocen a fondo y un porcentaje bastante significativo de ellos posiblemente te voten tan pronto vean los banners que hayas puesto.

Debes buscar otra fuente de votos, como quienes visitaron tu web en alguna ocasión por alguna consulta o búsqueda puntual, les gustó lo que leyeron y empezaron a seguirte en alguna Red Social, aunque no te visitan periódicamente ni se suscribieron. O también aquellos que empezaron a seguirte porque compartías contenidos interesantes, no solo los tuyos propios, dentro de su área de interés.

Por tanto, selecciona tus Redes Sociales más activas y publica en ellas mensajes sobre tu participación en los Premios Bitácoras y pide el voto. No te limites a mensajes de solo texto, sino incluye también elementos que produzcan más engagement en cada Red Social, como el uso de hashtags, imágenes, animaciones o vídeos cortos, y redacta el mensaje acorde a las características de la Red Social donde lo publiques (no te limites a hacer un copia/pega en todas ellas).

Por supuesto, incluye también el enlace directo, con tu código de identificación, a la página de los Premios Bitácoras para la categoría a la que optas. Pon siempre todas las facilidades posibles al usuario.

Como las Redes Sociales son bastante volátiles, tienes dos opciones para que tu mensaje permanezca un poco más a lo largo del tiempo:

  • Fijarlo en tu perfil de publicación, cuando la red social lo permita (como Twitter o Google Plus). El problema con esta opción es que no podrás fijar otros mensajes que te interese promocionar y que solo lo verán quienes visiten tu perfil.
  • Publicarlo periódicamente, cada 3-4 días. Una frecuencia mayor me parece excesiva y podría llegar a cansar a algunos de tus seguidores.

 

5. Analiza lo que hace tu competencia directa

Para conseguir una buena clasificación en los Premios Bitácoras, no solo debes conseguir muchos votos, sino también más votos que otros blogs que compiten en la misma categoría.

Sí, suena a Perogrullo, pero permitidme señalar esta obviedad para justificar la necesidad de que identifiquemos qué blogs son los que compiten directamente con el nuestro y que estemos atentos a sus maniobras de captación de votos, tanto en las Redes Sociales como en las publicaciones de sus respectivos blogs.

No me refiero a que después te limites a copiar sus tácticas (en algunos casos quizás puedas hacerlo, pero no es ésa la motivación principal), sino en cómo puedes aprovechar el potencial de esas tácticas dentro de tu propia estrategia y adaptarlas a las características de tu blog.

Por ejemplo, aunque la mayoría de los blogueros publicaron posts pidiendo el voto para los Bitácoras, algunos (no muchos de los que llegué a leer) optaron por diversas variantes de contenidos para captar y potenciar la interacción del usuario, como:

  • Un post explicando el proceso completo para realizar la votación, debido a que requiere que el usuario se registre previamente y así facilitarle cómo debe votar.
  • Un post que aporta un valor añadido al usuario; esto es, que además del enlace directo para la votación, también incluye un contenido útil e interesante relacionado con los Premios Bitácoras (por ejemplo, consejos para participar o porqué estos premios son tan importantes).

En definitiva, visita y lee regularmente los blogs competidores. Aunque quizás pueda ser tarde para contrarrestar algunas de sus iniciativas e impulsar otras propias, te podrán servir para perfeccionar tu estrategia en futuras ediciones del concurso.

 

6. No te olvides de tus suscriptores

Quien se ha suscrito a tu blog ya ha mostrado un interés por tus contenidos y, en principio, estará motivado para votarte. Pero no está de más que, siempre respetuosamente, se lo recordemos y le demos facilidades para depositar su voto.

Así, tan pronto se abra la fase de votaciones y coincidiendo con la periodicidad habitual de envío de tus boletines, incluye también información y una pequeña explicación sobre los Premios Bitácoras y, cómo no, el enlace directo con tu código de identificación. Este boletín podría ser un monográfico sobre los Bitácoras, pero no abuses demasiado del autobombo: añade contenidos que lo hagan útil y atractivo a tu suscriptor, como cualquier otro boletín.

En los sucesivos boletines, incluye también una referencia a tu participación en los Premios Bitácoras, pero de forma breve y concisa, y en segundo plano junto a la actualización que normalmente incluyas en los boletines. Tu suscriptor quiere recibir novedades de tu blog, no la misma información una y otra vez; a excepción de ese primer boletín informativo, el resto debería seguir tu línea habitual de publicación y envío.

También puedes utilizar el boletín para pedir a tus suscriptores que compartan con sus seguidores en las Redes Sociales que te han votado e invitarles a que también te voten, con un mensaje tipo “He votado a mi-bloguero-favorito, ¿lo haces tú? <enlace-a-bitácoras>”. En este caso, deberás consultar la documentación técnica de cada red social para ver cómo se puede insertar un botón de compartición dentro de los correos electrónicos.

 

7. Consulta las clasificaciones parciales de tu categoría

Un poco más arriba, en el segundo punto, indicaba la conveniencia de establecer una estrategia de promoción para planificar nuestras acciones a lo largo de toda la fase de votaciones, con el fin de evitar que fuera monótona y repetitiva, y así disponer de más oportunidad para captar esos usuarios menos receptivos a nuestras llamadas.

Sin embargo, esta estrategia no debe ser estática, sino que deberíamos adaptarla periódicamente en función de cómo transcurran las votaciones. Ya vimos (quinto punto) que el comportamiento de nuestra competencia puede determinar parte de nuestra estrategia, pero las publicaciones periódicas de las clasificaciones parciales nos proporciona un factor objetivo de evaluación de nuestra estrategia.

Por un lado, nos permite evaluar el impacto que está teniendo nuestra campaña (aunque actualmente está limitado a solo los 100 primeros) y si nos acercamos a nuestros objetivos, pero lo más relevante es que nos permite identificar quienes compiten directamente con nuestro blog y cómo evoluciona nuestra posición a lo largo del tiempo.

Si observas las clasificaciones parciales de la categoría de Mejor Blog de Marketing y Social Media, verás que hay bastantes variaciones entre ellas, aunque el grupo de blogs dentro de una rango de clasificaciones se mantienen bastante constante (por ejemplo, la mayoría de los 10 primeros en la primera clasificación parcial también aparecen entre los 10 primeros de la última).

En las clasificaciones, debemos centrarnos en aquellos blogs que están dentro de nuestra área de acción (por tanto, también a nuestro alcance) y ver cómo evoluciona nuestra posición con respecto a ellos. Según cómo varíe nuestra posición, sea positiva o negativamente, tendremos que identificar la causa y actuar en consecuencia, ya sea para remediar una caída o para aprovechar el tirón de una subida.

 

8. Cultiva las condiciones que generen oportunidades para tu candidatura

Muchas oportunidades de promoción las crearemos directamente nosotros mismos, pero habrá muchas otras que se nos presentan, sobre las que no tenemos control directo, y que pueden suponer un fuerte apoyo a nuestra captación de votos.

El ejemplo más claro de este punto (al menos, del que yo haya tenido conocimiento) en la última edición de los Premios Bitácoras lo tenemos en el conocido y reconocido blog de Miguel Florido, a la postre uno de los finalistas en la categoría de Mejor Blog de Marketing y Social Media.

Unos días antes de la finalización de la fase de votaciones, un diario local de Barbate, lugar de nacimiento de Miguel, publicó una noticia sobre su candidatura a los Bitácoras, cuando ya estaba entre los 3 primeros según la última clasificación parcial, y apareciendo incluso en la portada de la edición impresa.

Evidentemente, esas oportunidades externas no aparecen de la nada, sino que son fruto de una labor y esfuerzo continuados a lo largo del tiempo, incluso años. Aunque no está en nuestras manos el crear dichas oportunidades, sí que podemos crear las condiciones para que surjan “espontáneamente”.

Podéis pensar que el caso de Miguel Florido es demasiado especial, siendo como es todo un referente del bloguismo de Marketing Digital y que el resto de mortales no podemos aspirar a aparecer en algún medio de comunicación.

Sin embargo, este tipo de oportunidades se pueden presentar bajo otras formas. Por ejemplo, si impartís un seminario, sois invitados a una conferencia o participáis en algún evento que coincida con la fase de votaciones, son oportunidades de, aunque no habéis creado vosotros mismos, sí que son fruto de vuestro trabajo y plataformas que pueden ayudar a difundir vuestra candidatura.

 

9. Ofrece un incentivo a tus votantes

Si algo tenemos claro los blogueros es lo “duro” que puede llegar a ser el proceso de suscripción a los boletines. Sí, solo hay que introducir una dirección de correo electrónico y pulsar el botón de suscripción… ¡pero hay que hacerlo! Y en un universo como Internet, que todo está a golpe de clic de ratón, esos pocos segundos se antojan eternos.

Por este motivo, acompañamos el proceso de suscripción con un incentivo; normalmente, la descarga de uno o varios eBooks, con contenidos atractivos para nuestra audiencia objetivo.

Pero más laboriosa aún resulta la votación de un blog para los Bitácoras. No solo requiere al usuario que se identifique, sino que también debe introducir (¡sin equivocarse!) la dirección completa del blog… “¡Jo, pero si a 2 clics de ratón tengo el último episodio de mi serie favorita!” 🙂

Aunque podemos facilitar parte de esta labor incluyendo nuestro código de identificación en los enlaces que difundamos, el usuario todavía tiene que entrar en la página de votaciones e identificarse.

Parece el escenario perfecto para incluir algún tipo de incentivo, que puede ser un eBook con contenidos exclusivos, pero también hasta donde llegue nuestra imaginación. Por ejemplo, una propuesta muy original a este respecto la realizó Cláudio Inácio, mediante un concurso en el que sorteaba entre sus votantes una cena, con clase magistral sobre Blogging y Social Media incluida.

Quizás no tengamos el tirón de Cláudio para que quieran cenar y tener una clase magistral con nosotros 😉 , pero todos sabemos lo que tenemos y podemos ofrecer: pensemos qué tipo de inventivo motivaría a nuestra audiencia y hagámoslo.

 

10. Sé realista en tus objetivos

Si tu blog tiene unos meses de existencia, no esperes llegar al TOP 10. O si publicas solo un artículo cada mes y tienes un bajo número de visitas, tampoco esperes llegar siquiera al TOP 100.

Aparecer entre los primeros de los Bitácoras requiere años de dedicación y esfuerzo, no solo para generar contenidos de calidad, sino para atender y aumentar la audiencia que te apoye y aúpe a esas posiciones privilegiadas.

Sin embargo, cuando hay miles de blogs en liza, “solo” alcanzar el TOP 100 puede suponer un éxito para tu campaña. Tú te conoces mejor que nadie y también mejor que nadie intuyes cuál es la posición más aproximada acorde al alcance de tu blog, aunque solo participando sabrás cuál es realmente.

Márcate un objetivo realista, acorde a tus capacidades, y trabaja para conseguirlo. No seas demasiado ambicioso, para no quemar demasiadas energías en un hito imposible de conseguir, ni demasiado cauteloso, que te haría no tener la suficiente motivación para esforzarte en tu campaña de promoción.

 

El Premio Bitácoras empieza… ¡cuando termina la edición anterior!

En los 10 puntos anteriores he resumido los aspectos más importantes que he aprendido en mi primera participación a los Premios Bitácoras, pero he dejado para el final y bajo un epígrafe especial la lección más importante: la candidatura a los Bitácoras se trabaja durante todo el año, no solo cuando está abierto el plazo de votaciones.

En el fondo, todos lo sabemos, pero la procrastinación manda y tendemos a dejarlo todo para el final (¿recordáis los exámenes? 😉 ).

Esto no significa que debamos estar pidiendo que nos voten todo el año, claro :D, sino que debemos preparar, arar y sembrar el campo para que, cuando llegue el momento, tenerlo todo dispuesto y preparado para recolectar el premio que nos merezcamos. Sin unos buenos cimientos, no hay campaña de difusión y captación de votos, por espléndida que sea, que lleve nuestro blog a los TOP 100.

Por tanto, empieza a trabajar en tu blog, tu audiencia y tus perfiles sociales desde hoy mismo. No con la mente puesta exclusivamente en los Premios Bitácoras, o cualquier otro, sino en ofrecer contenidos de calidad y atractivos. Al final, quienes otorgan los Premios son los usuarios y a ellos te debes: conócelos, atráelos y ellos sabrán recompensarte 🙂

 

Conclusiones

Conclusiones del post: resumen para leer en menos de un minutoLos Premios Bitácoras son un escaparate único para promocionar tu blog, tanto por la calidad de los enlaces entrantes (backlinks) que puedes conseguir, sino por su gran difusión e impacto en la comunidad bloguera.

Aunque las condiciones de participación son muy sencillas (basta con que alguien vote tu blog), conseguir un puesto privilegiado no lo es tanto. Concurren miles de blogs y todos quieren arañar el pedacito de gloria que supone aparecer entre los 100 primeros, donde ya figuraría el nombre y enlace de nuestro blog.

No existe, ni pretendo venderte, la “receta perfecta” para conseguir una buena clasificación en los Premios Bitácoras, pero sí que hay algunas acciones y consideraciones que pueden ayudarte a alcanzar ese soñado TOP 100. Sobre todo si es la primera vez que participas y tienes que tantear un poco el camino a seguir.

De mi primera participación en los Premios Bitácoras, edición de 2016, he aprendido importantes lecciones que, ahora lo sé, me ayudarán a conseguir mejores resultados para el próximo año.

Pero la lección más importante de todas es ésta: tu clasificación final la debes labrar día a día, todo el año, generando contenidos de calidad y atractivo para tu audiencia que, cuando llegue el momento de participar en los Bitácoras, te permitirán elaborar las estrategias de captación de votos más efectivas para tu blog.

 

Sin duda, los Premios Bitácoras son un medio fantástico para aumentar la visibilidad y relevancia de un blog. ¿Te presentaste a esta última edición? ¿O ya llevas varias? ¿Cómo te ha ido: se cumplieron tus objetivos? ¿Cuál es la lección más importante que aprendiste para conseguir una buena clasificación?

Imágenes: freepik, elaboración propia.

 

¿El post te ha resultado útil? ¡Ayúdame a mejorar y puntúalo!

[ Hasta ahora habéis votado 1, con nota media 4 ]
 
Tweet about this on Twitter15Share on Facebook0Share on Google+8Pin on Pinterest1Share on LinkedIn27Buffer this pageEmail this to someone

Quizás también te interese...

Participación en Premios Bitácoras 2016: Lecciones aprendidas
Sobre el autor,
Consultor SEO Freelance, Ingeniero Superior de Informática, Certificado en Google Adwords y Experto Universitario de Social Media Marketing, con más de 20 años de experiencia en el sector de Internet y las Nuevas Tecnologías.

Hay 5 comentarios acerca de:
    “Participación en Premios Bitácoras 2016: Lecciones aprendidas

  • 15/11/2016 a las 19:47
    Enlace permanente

    Genial Antonio! Creo que has tocado todos los puntos importantes para promocionar la candidatura a unos Premios de tanto relieve como son los Premios Bitácoras. Sin duda, el más importante es el trabajar duro todo el año, mejorando tu blog no solo con contenidos de calidad, sino con todo aquello que haga que Google te lo valore más y lo que es más importante no dejando de interactuar con tus seguidores, compañeros del sector, presencia en eventos, etc. Aunque acercándose las fechas haya que establecer una buena estrategia para dar a conocer tu candidatura a todo el público 🙂

    Un abrazo! 🙂

    Responder
    • 16/11/2016 a las 10:28
      Enlace permanente

      Hola, Juanjo:

      Muchas gracias por dejar tu comentario 🙂

      En efecto, “fórmulas mágicas” para conseguir buena clasificación en los Bitácoras no existen, excepto el resultado del trabajo y esfuerzo continuado a lo largo del tiempo, mantenerse muy activo y siempre estar atento a lo que la audiencia quiere y pide. Después de todo, por mucho que haya cambiado el panorama con las nuevas tecnologías y las redes sociales, siguen siendo los usuarios quienes deciden.

      Un abrazo!

      Responder
  • Pingback: Bitacoras.com

  • 23/11/2016 a las 16:45
    Enlace permanente

    Muy buen articulo Antonio;

    De todas formas ya conocemos los premios Bitácoras y lo complicado de lo mismo.

    Me quedo con las ganas de aprender incluso de los errores, algo muy muy positivo.

    Seguimos¡¡¡

    Responder
    • 24/11/2016 a las 13:29
      Enlace permanente

      Hola, Manel, gracias por dejar tu comentario 🙂

      En efecto, conseguir una buena posición en los Bitácoras es muy complicado: la competencia es grande y feroz 😉 Pero me quedo con la parte positiva. Los errores, como tú mencionas, pueden ser una importante lección y, además, ver cómo responden tus tácticas en las clasificaciones parciales (si eres un afortunado del TOP 100) te ayuda a evaluarlas para otros proyectos.

      Gracias de nuevo y hasta la próxima!!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.