6 métodos para que Google Analytics no cuente nuestras visitas

Como Consultores SEO y Analistas Web debemos asegurarnos que los datos recopilados por Google Analytics sean relevantes para nuestro posicionamiento. Esto significa, por un lado, que no debemos perder datos de visitas significativas ni, por otro, considerar visitas que alterarían la correcta interpretación de estadísticas de Analytics; por ejemplo, nuestras propias visitas al sitio web. Este artículo muestra varios métodos para solucionarlo.

Tiempo medio de lectura: 19 min (6000 palabras).
Si no tienes tiempo ahora, puedes saltar directamente a las conclusiones del artículo.

Tabla de contenidos


Guía de hosting WordPress y mejores optimizaciones

¿Porqué excluir algunas visitas en Google Analytics?

Porqué excluir algunas visitas de las estadísticas de Analytics
Visitas inoportunas en Google Analytics

Como analistas del tráfico de un sitio web, uno de los pilares fundamentales a la hora de valorar los datos recopilados es su validez e integridad. Dicho de otra forma, que los datos representen visitas significativas de usuarios relevantes.

En ese sentido, las visitas que nosotros mismos realizamos a nuestros sitios webs no se pueden considerar ni significativas ni relevantes. Esta consideración no se limita solo a nosotros sino que es extensible a todos los integrantes del equipo del que formamos parte o, en caso de la web perteneciente a un cliente, alguien de su plantilla.

En estos casos, nuestro objetivo al visitar la web no es consultar o solicitar sus productos o servicios, sino comprobar que la navegación es correcta, que no hay problemas de diseño o que no hay errores de funcionalidad. Sin embargo, Google Analytics recopila nuestras visitas sin ninguna distinción y no nos ofrece a priori ningún instrumento para diferenciar las visitas genuinas de nuestras propias visitas.

Se hace necesario, por tanto, algún sistema para que distinguir las visitas propias, orientadas a verificar el funcionamiento del sitio, de las visitas “verdaderas”, orientadas a utilizar los servicios de nuestro sitio web. Sólo de esta forma, el análisis posterior de las estadísticas de Google Analytics nos permitirá tomar decisiones acordes con la realidad.

A continuación se presentan varios métodos para conseguir esta diferenciación. Algunos métodos pueden no ser viables en determinados entornos, mientras que unos son más sencillos que otros, aunque normalmente a costa de perder cierta fiabilidad o precisión. Es nuestra responsabilidad valorar cada situación concreta y determinar cuál de todos ellos resultará más apropiado para nuestras necesidades.

También es importante valorar si el impacto de nuestras propias visitas más, si procede, de la plantilla del cliente, es realmente suficientemente alto como para dedicar tiempo y recursos en aplicar alguna de estas soluciones. Por ejemplo, si un sitio web tiene 100.000 visitas mensuales y estimamos que 1000 provienen de visitas propias, esto supone un 1% del total de visitas. A priori, este porcentaje apenas debería afectar a las estadísticas de Analytics; pero, de nuevo, debemos hacer esta valoración para cada caso concreto.

 

Filtrar direcciones IP fijas en Analytics

Este el método más directo para que Analytics deseche nuestras propias visitas de sus estadísticas, puesto que no requiere configurar ni instalar nada en los ordenadores: todo se puede hacer desde el panel de Google Analytics.

Sin embargo, sólo tiene utilidad si utilizamos una dirección IP fija y siempre accediéramos desde el mismo ordenador o red de ordenadores (que comparten una misma dirección IP de acceso a Internet). Esta situación ideal está lejos de ser la más frecuente.

En primer lugar, si bien es cierto que la mayoría de empresas conectan sus ordenadores a través de una red interna más o menos grande y, por tanto, muestran al exterior (Internet) una única dirección IP, no es habitual que sea fija sino dinámica: o cambia cada vez que se reinicia el router de acceso a Internet, o el propio proveedor cambia la dirección por consideraciones técnicas o de mantenimiento (lo cual no es un suceso raro ni aislado).

Sería posible contratar al proveedor una dirección IP fija, pero supone una mayor cuota de conexión que autónomos, profesionales o pymes pueden no estar dispuestos a abonarla.

Por otro lado, tampoco solventa el otro punto: sólo funciona cuando se accede desde la red, vamos a llamarla corporativa. Las visitas desde otros ordenadores o dispositivos móviles, no integrados en esa red, seguirían siendo contabilizadas por Google Analytics como visitas.

Por tanto, este método es dependiente de la ubicación física del dispositivo de acceso y de la estructura de la red interna (en el caso de que tuviera más de un punto de acceso a Internet).

 

Cómo filtrar IP fijas

El filtrado de la dirección IP se hace desde el Panel de Administrador de Google Analytics, seleccionando la Cuenta, Propiedad y Vista donde queramos aplicar el filtro IP:

Acceso a filtros en las vistas de datos de analytics

 

También se puede hacer a través de la opción “Todos los filtros”, bajo la pestaña de Cuentas, siendo similar el proceso de creación del filtro.

Recuerda que, siempre que se utilizan filtros, se debería seguir la recomendación de Google de tener siempre una vista sin filtros, para que los datos en bruto estén a buen recaudo en caso de que hicieran falta alguna vez, y crear una nueva vista en la que aplicar el filtro (aunque esta nueva vista empezaría en blanco, sin datos) o crear una copia de la vista original.

Antes de empezar, debemos saber cuál es nuestra dirección IP fija. No, no hace falta llamar al proveedor o buscar el contrato ;). Podemos consultarla simplemente visitando la página http://miip.es/.

Veamos el proceso de creación del filtro, suponiendo que nuestra dirección IP fija es 12.34.56.189 (lástima que no pueda ser 789, pero tiene que ser menor de 255 😉 ):

1. Al pulsar en la opción Filtros de la pantalla anterior, se abre un nuevo panel que muestra los filtros disponibles, si hubiera alguno:

Crear nuevo filtro en las vistas de Google Analytics

 

2. Pulsar el botón rojo “+ Agregar filtro”.
3. Se muestra un nuevo panel con las distintas opciones disponibles para crear el filtro.
4. En este panel, vamos a introducir los siguientes datos:

a. Seleccionar “Crear filtro nuevo”.
b. Nombre del filtro “IP fija – 12.34.56.189”. Es importante que el nombre del filtro refleje su funcionalidad, para no tener que abrirlo cada vez que no recordemos qué hace.
c. Tipo de filtro: “Personalizado”. También es posible hacerlo con el tipo “Predefinido”, pero el tipo personalizado nos permite usar expresiones regulares o patrones (por ejemplo, para indicar varias direcciones IP o un rango de direcciones).
d. Seleccionar la opción “Excluir” (que siempre aparece seleccionado por defecto al crear un filtro).
e. En el “Campo del filtro”, seleccionar “Dirección IP”.
f. En el cuadro de texto “Patrón del filtro”, introducir la expresión regular que representa a la dirección IP. En este caso: 12\.34\.56\.189 . Si hubiéramos seleccionado el tipo de filtro Predefinido, se podría introducir la dirección IP tal cual: 12.34.56.189

Así es cómo quedaría el nuevo filtro:

Filtro de vista google analytics para dirección IP

6. Finalmente, pulsamos Guardar y ya tenemos nuestro nuevo filtro creado:

Creación de nuevo filtro analytics para dirección IP

 

Como mencionaba antes, la ventaja de utilizar un filtro personalizado en vez de un filtro predefinido es que el personalizado permite utilizar expresiones regulares que, entre otras cosas, permite indicar varias direcciones IP o rangos de direcciones IP.

Por ejemplo, para indicar dos direcciones IP, 12.34.56.189 y 98.76.54.121, utilizaríamos el patrón 12\.34\.56\.189|98\.76\.54\.121 . Mientras que para el rango de direcciones IP desde 12.34.56.180 al 12.34.56.199 utilizaríamos el patrón 12\.34\.56\.1(8|9)(0-9)$ . Parece un poco complicado, pero esta guía sobre expresiones regulares de Google puede resultarnos de ayuda.

 

Filtrar IP’s fijas. Resumen

En qué consiste:

  • Filtrar en Google Analytics las visitas que se realicen desde una determinadas dirección IP (o varias direcciones).

Cuando utilizarlo:

  • Cuando se dispone de una red interna con conexión a Internet mediante IP fija.

Ventajas:

  • Toda la operativa está centralizada a través del panel de Analytics.

Inconvenientes:

  • Sólo es útil cuando cuando se dispone de IP fija.
  • No es aplicable para múltiples dispositivos independientes o IP’s dinámicas.

 

Instalar el complemento de inhabilitación de Google Analytics

Como hemos visto, la creación de un filtro es rápida, sencilla y, su principal ventaja, centralizada. Sin embargo, sólo sirve cuando se conoce antemano las localizaciones (direcciones IP) desde donde vayamos a acceder a nuestra web, lo cual no siempre es posible (sobre todo con la diversidad de dispositivos móviles y redes wifi que tenemos a nuestra disposición hoy en día).

Con las herramientas disponibles en el panel de control de Google Analytics no se puede hacer mucho más (en realidad, sí, pero requiere también una intervención en el navegador desde el que se accede, pero ya lo veremos más adelante), así que el paso siguiente es configurar nuestro navegador para que, de alguna forma, “desactive” el script de Analytics cuando accedamos a nuestra página.

Recuerda que el script de Analytics es el código (disponible en el Panel de Administrador) que debemos copiar en todas las páginas de nuestro sitio web para que Google recopile los datos de navegación:

Visualizar código de segumiento de Google Analytics

Para esta situación, Google nos proporciona un complemento de inhabilitación compatible con los navegadores más populares en los equipos de sobremesa: Microsoft Internet Explorer, Google Chrome, Mozilla Firefox, Apple Safari y Opera. Con este rango de navegadores, se cubre la práctica totalidad de navegadores aunque, lamentablemente, no tiene soporte para dispositivos móviles.

Otro defecto de este complemento es su “universalidad”. Convierte tu navegador en un fantasma para todos los sitios webs, no solo el tuyo. Si su uso fuera generalizado (y no parece que lo sea, afortunadamente), apaga Analytics y vámonos, porque sería difícil imaginar mayor sesgo e imprecisión en los datos que recopilaría. Es increíble que Google ponga a nuestra disposición un complemento tan radical como éste, que afecta directamente a su área principal de negocio (lo que hace un “poco” de presión legal por cuestión de privacidad).

 

Cómo instalar el complemento de inhabilitación

La instalación no puede ser más sencilla. Basta acceder a la página del complemento de inhabilitación de Analytics, pulsar en el “botón gordo” y dejar que el navegador haga su magia:

Complement de inhabilitación de Analytics para navegadores

 

No es necesario configurar nada, ni activar ni desactivar nada. Desde el mismo momento de su correcta instalación podemos visitar nuestra web (y cualquier otra) tantas veces como queramos (desde ese navegador, claro) que nuestro paso no quedará registrado por Analytics.

 

Complemento de inhabilitación de Analytics. Resumen

En qué consiste:

  • Deshabilitar el script de Analytics de todas las páginas web que se visitan.

Cuando utilizarlo:

  • Cuando no se pueda utilizar ninguna de las otras alternativas expuestas en este artículo (lo sé, suena un poco radical, pero ¿de verdad queremos inhabilitar TODAS las visitas que hagamos a cualquier web?).

Ventajas:

  • Instalación más sencilla imposible: dos clicks y ya está.

Inconvenientes:

  • Debe instalarse en cada ordenador y navegador uno a uno.
  • Sólo tiene efecto en el navegador donde se instale.
  • Desactiva el script de Analytics de todas las webs, no solo de la(s) nuestra(s).
  • Es la mínima expresión de complemento: no tiene configuración ni posibilidad de activar/desactivar desde la barra de herramientas.

 

Instalar un complemento de inhabilitación avanzado

En vez de confiar en el complemento de inhabilitación de Google, ¿existen otros complementos, más avanzados, que nos permitan mayor control sobre la activación y desactivación del script de Analytics?

La respuesta corta: sí 🙂

La respuesta larga: no para todos los navegadores… De hecho, sólo Google Chrome dispone de un complemento lo suficientemente eficaz que se puede activar/desactivar fácilmente o incluso configurar para que activar/desactivar Analytics en determinadas páginas. El complemento en cuestión es Block Yourself from Analytics.

Sin embargo, no he encontrado complementos similares ni en Firefox (lo cual ha sido toda una sorpresa para mí) ni en Internet Explorer (que, por el contrario, no me ha sorprendido…).

 

Cómo instalar la extensión de Chrome

Este complemento (extensión, en terminología “Chrome”) se instala rápida y fácilmente, sin ninguna consideración especial, y desde el primer momento se puede utilizar sin necesidad de configurar nada.

Aunque inicialmente el navegador no muestra nada que nos indique que está instalado, en el momento que accedamos a una página que tenga un script de Analytics, muestra un botón en la barra de direcciones desde el que podemos activar o desactivar la monitorización Analytics de esta página (requiere recargar la página):

Desactivación de la extensión de bloqueo de Analytics para Chrome

 

Desde este botón también podemos acceder a la configuración de la extensión:

Sitios web bloqueados para Analytics en el plugin

 

Además, cuando la extensión inhabilita la monitorización de Analytics, el icono de la barra de dirección cambia para que estemos al tanto:

Activar bloqueo del seguimiento de Analytics con plugin

 

Extensión avanzado para Chrome. Resumen

En qué consiste:

  • Deshabilita el script de Analytics de las páginas web para las que se configure.

Cuando utilizarlo:

  • Cuando el número de ordenadores desde lo que accedamos habitualmente para navegar en nuestra(s) web(s) no sea demasiado grande.
  • Se puede utilizar conjuntamente con el filtrado de IP fija para aquellos ordenadores fuera de la red principal.

Ventajas:

  • Se puede activar/desactivar desde la barra de herramientas.
  • Guarda una lista de las webs que no queramos que Analytics monitorice.

Inconvenientes:

  • Debe instalarse en cada navegador uno a uno.
  • Sólo tiene efecto en el navegador donde se instale.
  • Sólo está disponible para Google Chrome.

 

Configuración del idioma del navegador

A estas alturas, puede parecer que si no disponemos de una IP fija o no utilizamos el navegador Google Chrome nuestra causa está perdida…

Afortunadamente, siguen existiendo otras opciones para que Google Analytics no monitorice nuestras visitas aunque, como mencionaba al principio del artículo, van siendo cada vez más técnicas y implican la combinación de varias acciones, tanto en el navegador como en el panel de control de Analytics.

La primera de ellas, y relativamente sencilla, es cambiar el idioma del navegador.

¿Cómo? ¿Cambiar el idioma? Sí, lo sé, al principio resulta chocante pero, pensando fríamente, por un lado, hoy en día el interface de los navegadores tienden a ser minimalistas, con poco texto y frases cortas; mientras que, por otro lado, muchos somos capaces de manejarnos medianamente con el inglés escrito. Entonces, ¿porqué no aprovechar este escenario para filtrar las visitas “inoportunas”?

He mencionado el inglés por tratarse del idioma más habitual en Internet, pero evidentemente se puede utilizar cualquier idioma. Y, para ser sincero, porque tengo por costumbre de instalar las aplicaciones en inglés siempre que pueda, con lo que puedo utilizar esta alternativa sin mayor esfuerzo por mi parte 😉

Pero nada impide, por ejemplo, utilizar otros idiomas o, menos traumático, variantes de idiomas (por ejemplo, el Español de América Latina). Lo importante es que sea un idioma que después podamos identificar desde el panel de control de Google Analytics. Como muchos habréis adivinado ya, este método consiste en filtrar las peticiones desde navegadores con el idioma específico que hayamos configurado.

Apunte importante: si nuestra web tiene vocación internacional, debemos elegir muy cuidadosamente el idioma del navegador con el fin de no dejar fuera a visitantes “legítimos”, o podría resultar que el remedio sea peor que la enfermedad y sesguemos todavía más las estadísticas de Analytics. En este caso, habría que valorar la utilización de otro método.

 

Cómo filtrar por el idioma del navegador

Este método requiere acciones en dos entornos muy diferenciados:

  1. En el navegador, para configurarlo en el idioma elegido.
  2. En el panel de control de Analytics, para filtrar las visitas realizadas en ese idioma.

 

Configuración del navegador

Los tres navegadores más populares (Chrome, Firefox e Internet Explorer) permiten configurar fácilmente su idioma, por lo que no me voy a parar mucho en este punto salvo para mostrar los pasos generales.

Para el ejemplo, el idioma elegido será el inglés británico (o inglés del Reino Unido). Lo he elegido por dos motivos: el inglés es un idioma en el que me puedo manejar y la variante del Reino Unido está menos extendida que la variante americana del inglés (código “en-us”) o al inglés sin variante (código “en”), por lo que es menos probable que filtre visitantes legítimos a la web.

Sea cual sea el idioma elegido, debemos buscar y anotar su código que, normalmente, tiene la forma “xx-zz”, donde “xx” es el idioma y “zz” es la variante de ese idioma. Este código será importante para el filtro en Analytics.


Internet Explorer

  1. Abrir el menú de Herramientas.
  2. Seleccionar Opciones de Internet.
  3. Seleccionar la pestaña General (es la que sale por defecto).
  4. Pulsar el botón Idiomas. Se muestra el cuadro de diálogo Preferencias de idioma, con los idiomas disponibles.
  5. Pulsar el botón Agregar y, en el cuadro de diálogo que se muestra, seleccionar el idioma que hayamos elegido.
  6. Pulsar Aceptar en cada cuadro de diálogo.

La siguiente pantalla muestra los sucesivos pasos que hemos seguido:

Elegir idioma del navegador Internet Explorer

 

Mozilla Firefox

Para poder cambiar el idioma del navegador, primero hay que instalar el paquete de ese idioma. Estos son los pasos a seguir:

  1. Abrir el menú de Herramientas.
  2. Seleccionar la opción de Complementos (Add-ons).
  3. En el menú de la izquierda, seleccionar la opción Idiomas.
  4. Si en lista de idiomas no aparece el que nos interesa, pulsar el enlace “Obtener más paquetes de idioma…” que se muestra en la parte superior derecha. Nos llevará a una página donde tendremos que seleccionar el idioma que queramos instalar.
  5. Una vez instalado el idioma elegido, pulsar el botón “Cambiar” de la parte superior.
  6. Seleccionar nuestro idioma en la lista desplegable de “Usar el idioma”.
  7. Pulsar Aceptar.
  8. Para que el cambio tenga efecto, es necesario reiniciar el navegador

Este pantallazo muestra los sucesivos pasos que hemos seguido:

Elegir idioma del navegador Firefox

 

Google Chrome

  1. Abrir el menú de Chrome.
  2. Seleccionar la opción de Configuración.
  3. Pulsar “Mostrar configuración avanzada…” al final de la pantalla.
  4. Pulsar el botón “Configuración de idioma y de introducción de texto”.
  5. En el cuadro de diálogo que se muestra, si no está nuestro idioma, pulsar el botón Añadir.
  6. Buscar y seleccionar el idioma elegido, pulsando Aceptar para terminar.
  7. En la lista de idiomas disponibles, seleccionar el nuestro y pulsar el botón “Mostrar Google Chrome en este idioma”.
  8. Para que el cambio tenga efecto, reiniciar el navegador.

Elegir idioma del navegador Google Chrome

 

Filtrar las visitas por idioma

Ya tenemos nuestro(s) navegador(es) favorito(s) en la configuración de idioma que nos interesa. El siguiente paso consiste en filtrar las visitas desde esos navegadores a nuestra web.

Podemos hacerlo de dos formas. La primera, con filtros, con un proceso similar al que vimos para las direcciones IP fijas, seleccionando “Configuración del idioma” en vez de “Dirección IP” en el Campo del filtro. La segunda, con segmentos en la pestaña de Informes.

En ambos casos, es importante conocer el código del idioma que hayamos elegido. En el caso del inglés de Reino Unido, su código es “en-gb”, donde “en” representa el idioma (english) y “gb”, la variante (great britain).

Dado que anteriormente hice un ejemplo usando filtros, para esta ocasión utilizaré un segmento que, por otro lado, es una solución que me gusta más porque no afecta a los datos recopilados (como sí hacen los filtros).

Entramos, entonces, en nuestra cuenta de Google Analytics y…

  1. Seleccionar el panel de Informes.
  2. En la Visión general de Audiencia, pulsar el botón grande “+ Agregar segmento”.

Agregar nuevo segmento en los informes de Analytics

 

  1. Se abre el panel de visualización de segmentos. Pulsar el botón rojo “+ Crear segmento”:

Crear segmento nuevo en google analytics

 

  1. Se muestra un nuevo panel. En el cuadro de texto, introducir un nombre para el nuevo segmento que nos recuerde su cometido. Por ejemplo, “Sin nuestras visitas (en-gb)”.
  2. Entre las distintas opciones de filtro para el nuevo segmento, seleccionar la primera opción, “Datos demográficos”.
  3. En el campo Idioma, seleccionar la opción “coincide exactamente con” de la lista desplegable.
  4. En el cuadro de texto de este mismo campo, escribir el código del idioma (“en-gb” en nuestro caso).

Todos estos cambios quedarían de esta forma:

Filtro del segmento google analytics en demografía e idioma

 

A partir de este momento, cada vez que tengamos que analizar nuestras visitas en Analytics, deberemos utilizar este segmento para dejar fuera las visitas que hayamos realizado desde los navegadores controlados.

 

Filtrar navegadores por idioma. Resumen

En qué consiste:

  • Configurar el navegador en un idioma distinto al de nuestra(s) web(s).
  • Filtrar en Google Analytics las peticiones de los navegadores con el idioma que hayamos elegido.

Cuando utilizarlo:

  • Cuando la solución del complemento (extensión) de inhabilitación no sea viable (por ejemplo, en Internet Explorer o Firefox).
  • Cuando el número de ordenadores para navegar en nuestra(s) web(s) no sea demasiado grande.
  • Se puede utilizar conjuntamente con el filtrado de IP fija para ordenadores no pertenecientes a la red principal.

Ventajas:

  • Válido para la mayoría de navegadores y versiones.
  • No depende de un complemento de terceros.

Inconvenientes:

  • Se debe configurar cada navegador uno a uno.
  • Sólo tiene efecto en el navegador que se configure.
  • Puede afectar la experiencia de navegación a la que estamos acostumbrados en algunas webs multi-idiomas.

 

Configuración del agente de usuario del navegador

Antes de nada, ¿qué es esto del Agente de Usuario (User-Agent)? La explicación de la Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/Agente_de_usuario) es algo extensa y técnica, así que mejor vamos a definirla en el contexto que nos ocupa: navegadores web.

Básicamente, un Agente de Usuario es la aplicación que utilizamos y que actúa en nuestra representación (de ahí el término “agente”) cuando nos conectamos a un servidor. En esencia, el agente de usuario recoge nuestras peticiones, las transforma en una petición que pueda entender el servidor y se las envía a éste. Por su parte, el servidor responde a nuestro agente y éste formatea su respuesta para presentárnosla a nosotros. Toda nuestra interacción con el servidor se hace siempre a través del Agente de usuario.

Por tanto, un navegador web es un agente de usuario, que nos permite navegar a través de las páginas del sitio web alojado en un servidor remoto.

Dado que puede haber muchos agentes de usuario (navegadores), el servidor necesita alguna forma de saber con quién está hablando, para adaptar su respuesta a las capacidades del agente. No es lo mismo, por ejemplo, el navegador de un ordenador de sobremesa con pantalla de 32 pulgadas, que un teléfono móvil con una pantalla de 5 pulgadas. Tampoco lo son Internet Explorer y Chrome, que interpretan y renderizan las páginas web de diferente forma.

Entonces, ¿cómo sabe el servidor las características del navegador le está haciendo una petición? A través de la cadena del agente de usuario (user-agent string), que consiste en una cadena de texto que el navegador envía al servidor en cada petición que le hace.

La forma más rápida de consultar la cadena de nuestro agente de usuario es en la página http://www.useragentstring.com/, que no solo nos muestra la cadena del agente de usuario de nuestro navegador, sino que la interpreta por nosotros. Por ejemplo, en el caso de mi navegador Chrome, muestra lo siguiente al acceder a www.afernandezalonso.com:

Cadena de usuario del navegador con identificador propio

 

Seguramente habréis observado que al final de la cadena aparece un valor curioso, “afernandezalonso”, que el servidor no es capaz de interpretar (y poniendo tres interrogantes en su interpretación). Este valor, “afernandezalonso”, no forma parte de la cadena original del navegador, sino que la he añadido para identificar mi navegador de forma única y sin ambigüedad.

Con esta información, ya se habrá hecho evidente que el siguiente paso es, simplemente, filtrar nuestras visitas en Analytics en función del contenido de la cadena del agente de usuario.

Veamos cómo hacer todo esto…

 

Cómo filtrar las cadenas del agente de usuario

El proceso consiste en cuatro pasos. Veamos a continuación los tres primeros, que afectan a los navegadores:

  1. Anotar la actual cadena del agente de usuario de nuestro navegador. La forma más rápida, y universal, es hacerlo a través de la página web de UserAgentString. En mi caso, la cadena es: “Mozilla/5.0 (Windows NT 6.1; WOW64) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chrome/50.0.2633.3 Safari/537.36”.
  2. Añadir un texto identificativo a esta cadena. En mi caso, “afernandezalonso”. Aunque la posición de este texto no debería ser irrelevante, yo prefiero añadirlo al final, para evitar romper ninguna subcadena intermedia. No olvidar separarlo con un espacio en blanco:

Mozilla/5.0 (Windows NT 6.1; WOW64) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chrome/50.0.2633.3 Safari/537.36 afernandezalonso

  1. Modificar la cadena del agente de usuario de nuestro navegador.

Este tercer paso es algo más complicado y por eso me paro en él. No todos los navegadores permiten modificar la cadena del agente de usuario con facilidad. En realidad, sólo Mozilla Firefox tiene un sistema sencillo, mientras que resulta algo artificioso en Internet Explorer y Chrome, aunque en Chrome se puede solventar usando extensiones.

Para quienes tengan un perfil más técnico, ya sabrán que la cadena del agente de usuario del navegador también se puede cambiar en el registro de Windows o los ficheros de configuración del navegador, pero hay que ser muy cauto con estas manipulaciones y saber muy bien qué se está haciendo. En cualquier caso, no lo aconsejo porque cambios de versiones del navegador pueden resultar en cambios en la forma en que se almacena o recupera esta cadena.

Una recomendación antes de empezar: conviene revisar la cadena del agente de usuario cada vez que actualicemos el navegador, por si fuera necesario modificar también nuestra cadena personalizada con la nueva versión del navegador.

Veamos ahora cómo se hace todo esto para cada navegador…

 

Mozilla Firefox

  1. Entrar en la página de configuración del navegador, escribiendo en la barra de navegación “about:config”.
  2. Buscar la cadena “general.useragent.override”. Lo más probable es que no exista y no muestre nada.
  3. Pinchar con botón derecho en la página en blanco y seleccionar Nuevo->Cadena.
  4. En el nombre de la preferencia, introducir “general.useragent.override” y pulsar Aceptar.
  5. En el cuadro de texto que se muestra, introducir la nueva cadena modificada del agente de usuario: “Mozilla/5.0 (Windows NT 6.1; WOW64) AppleWebKit/537.36 (KHTML, like Gecko) Chrome/50.0.2633.3 Safari/537.36 afernandezalonso” y pulsar Aceptar.

Cambiar el agente de usuario en Mozila Firefox

Desde este momento, nuestro navegador Firefox se identificará con esta nueva cadena.

Firefox también dispone de complementos para modificar esta cadena pero, con una solución tan sencilla, ¿quién los necesita? 😀

 

Internet Explorer y Chrome

La única forma de hacerlo con estos navegadores, sin instalar ningún complemento adicional, es a través de las herramientas de desarrollo. Con dos importantes limitaciones:

  • La cadena modificada de agente de usuario sólo está activa mientras las herramientas de desarrollo estén abiertas.
  • Hay que activarla cada vez que se abren las herramientas de desarrollo.

Estas limitaciones lo hacen muy incómodo y casi inmanejable, por lo que raramente lo usaremos. Por este motivo, y para no aburriros 😉 , no voy a explicar cómo se activa, aunque si hay alguien interesado, este artículo lo explica paso a paso y éstos son los pantallazos de cómo quedaría en las herramientas de desarrollo para cada Chrome e Internet Explorer, respectivamente:

Cambiar el agente de usuario en Google Chrome

 

Cambiar el agente de usuario en Internet Explorer

 

Extensión de Chrome

Google Chrome dispone de varias extensiones que permiten cambiar fácilmente la cadena del agente de usuario. He probado varias de ellas y la más sencilla de utilizar y un interface de usuario más amigable es User-Agent Switcher for Chrome. Al instalarlo, muestra un icono en la barra de tareas desde el que podemos activar las distintas versiones de cadenas de usuario disponibles:

Seleccionar otro agente de usuario en la extensión de Chrome

 

Para que salga nuestra cadena personalizada del agente de usuario, debemos crearla en las opciones de la extensión, dentro del grupo correspondiente a nuestro navegador (para mantener la coherencia del menú):

Crear nueva cadena de agente de usuario en navegador

 

Y debemos activar la opción para que nuestra cadena personalizada sea activada por defecto cada vez que el navegador se inicie:

Fijar configuración del bloqueo del código de segumiento

 

Una vez que tenemos convenientemente configurado el navegador, el siguiente (y cuarto) paso consiste en crear un filtro o un segmento en Analytics para que no tenga en cuenta nuestras visitas desde los navegadores con la cadena personalizada del agente usuario.

Como anteriormente ya hemos visto casos de cómo crear filtros y cómo crear segmentos, tan solo voy a mostrar los pantallazos de cómo quedaría el nuevo segmento:

Filtro del segmento google analytics en tecnología y navegador

 

Y el nuevo filtro:

Filtro de vista en analytics para cadena de usuario del navegador

 

Configuración del agente de usuario. Resumen

En qué consiste:

  • Personalizar la cadena del agente de usuario en el navegador.
  • Filtrar en Google Analytics las peticiones de los navegadores con nuestra cadena del agente de usuario.

Cuando utilizarlo:

  • Cuando cambiar el idioma del navegador no sea una solución aceptable por sus inconvenientes.
  • Cuando la solución del complemento (extensión) de inhabilitación no sea viable (por ejemplo, en Internet Explorer o Firefox).
  • Cuando el número de ordenadores para navegar en nuestra(s) web(s) no sea demasiado grande.
  • Se puede utilizar conjuntamente con el filtrado de IP fija para ordenadores no pertenecientes a la red principal.

Ventajas:

  • Válido para la mayoría de navegadores y versiones.
  • Afecta sóla y exclusivamente a las visitas desde nuestro navegador, por lo que los datos en Analytics son totalmente fiables en este sentido.
  • Al no cambiar el idioma del navegador, no altera la experiencia de navegación.

Inconvenientes:

  • Se debe configurar cada navegador uno a uno.
  • Sólo tiene efecto en el navegador que se configure.
  • En algunos navegadores puede requerir el uso de complementos de terceros.
  • En algunos navegadores la aplicación práctica de este método puede ser demasiado técnica o tediosa.

 

Creación de una Cookie personalizada

Esta solución, junto con la cadena del agente de usuario, es quizás la más eficaz desde el punto de análisis de tráfico web: por un lado, asegura que sólo nuestras visitas serán filtradas por Google Analytics, y, por otro lado, es una solución universal (todos los navegadores utilizan cookies). Aunque, por supuesto, cuando naveguemos por nuestra web, deberemos activadas las cookies en nuestro navegador 😉

Sin embargo, también tiene un aspecto técnico muy importante que complica un poco su implementación. Pero, como veremos, una vez implementado tiene la enorme ventaja que podemos activarlo desde cualquier navegador de cualquier ordenador o dispositivo móvil (siempre con las cookies activadas), sin necesidad de instalar ni configurar nada en el propio navegador.

Cómo crear una cooke personalizada

En este caso, no es necesario configurar nada en el navegador (salvo que debe aceptar cookies y ejecutar javascript). Toda la tarea recae en el servidor que aloja nuestra web.

Dependiendo del gestor de contenidos que tengamos en el servidor, las operaciones específicas a realizar serán distintas, así que no puedo poner ningún pantallazo, ni indicar los pasos concretos a seguir, sino que pondré el código javascript y las tareas generales que deben hacerse en el gestor; fundamentalmente, crear un página web que incluya ese código.

Es importante señalar que este método sólo es válido para la codificación Universal Analytics (los códigos que empiezan por “UA-“), no sirve para la anterior codificación “GA-“. Para quienes tengáis interés en las explicaciones técnicas, he utilizado las siguientes páginas como referencia (todas están en inglés):

El proceso consiste en crear una página web con un único enlace que, al pincharlo, desactiva las peticiones de Google Analytics desde nuestra web y crea una cookie para que el seguimiento de Google Analytics siga desactivado a partir de ese momento cuando naveguemos por ella, siempre y cuando la cookie no sea borrada.

El código html y script de esta página es el siguiente:

<head>
<title>Desactivar el seguimiento de Google Analytics en mi web</title>

// No queremos que la página sea indexada ni seguida por los buscadores
<meta name=”robots” content=”noindex, nofollow”>

// Este script crea la cookie y desactiva Google Analytics si ya existiese.
// Debe copiarse en TODAS las páginas de nuestra web, ANTES del código de seguimiento de Google Analytics
<script>
// Sustituir por el valor de nuestra variable UA
var gaProperty = ‘UA-XXXXXXXX-Y’;

// Desactivar el seguimiento de Analytics si la cookie existe
var disableStr = ‘ga-disable-‘ + gaProperty;
if (document.cookie.indexOf(disableStr + ‘=true’) > -1) {
window[disableStr] = true;
}

// Crear una cookie que expira en 2099 (o hasta que se borre del navegador)
function gaOptout() {
document.cookie = disableStr + ‘=true; expires=Thu, 31 Dec 2099 23:59:59 UTC; path=/’;
window[disableStr] = true;
}
</script>

// Copiar aquí nuestro código de seguimiento de Google Analytics
// DESDE AQUÍ
<script>
(function(i,s,o,g,r,a,m){i[‘GoogleAnalyticsObject’]=r;i[r]=i[r]||function(){
(i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o),
m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m)
})(window,document,’script’,’//www.google-analytics.com/analytics.js’,’ga’);

ga(‘create’, ‘UA-XXXXXXXX-Y’, ‘auto’);
ga(‘send’, ‘pageview’);
</script>
// HASTA AQUÍ

</head>
<body>

<p><a href=”javascript:gaOptout()”>Pulse para desactivar el seguimiento de Google Analytics</a></p>

</body>
</html>

Como se indica en los comentarios de este código, el script encargado de crear y detectar la cookie debe copiarse en todas las páginas del sitio web, antes del código de seguimiento de Google Analytics (normalmente, al final de la cabecera <head>). Es conveniente poner la página en el directorio raíz de nuestro servidor y con un nombre fácil de recordar para que la dirección no sea complicada. Por ejemplo: www.afernandezalonso.com/ desactivar-analytics

Desde este momento, cuando queramos visitar nuestro sitio web por primera vez desde un navegador, primero debemos acceder a esta página y pulsar en el enlace para poder navegar libremente sabiendo que nuestra visita no será registra por Google Analytics.

 

Crear una cookie personalizada. Resumen

En qué consiste:

  • Crear una cookie personalizada en el navegador como referencia para que las visitas no se registren.
  • Se accede previamente a una página web en nuestro servidor con código que desactiva el seguimiento de Google Analytics y crea la cookie.

Cuando utilizarlo:

  • En prácticamente cualquier situación. La única restricción es que el navegador debe soportar javascript y cookies (y si no lo soporta, tampoco funcionaría el código de seguimiento de Analytics).
  • Se puede utilizar conjuntamente con el filtrado de IP fija para ordenadores no pertenecientes a la red principal.

Ventajas:

  • Válido para la mayoría de navegadores y versiones.
  • Afecta sóla y exclusivamente a las visitas desde el navegador que estemos utilizando.
  • No modifica en ningún aspecto la experiencia de navegación.

Inconvenientes:

  • Hay que visitar la página de desactivación de Analytics y creación de la cookie cuando entremos en nuestra web por primera vez desde un navegador concreto.
  • La cookie permanece indefinidamente en el navegador (el tiempo de vida que se le ponga).
  • Si es un ordenador público, habría que borrar la cookie al terminar la sesión.
  • Puede ser técnicamente comprometido si no se modifican correctamente las plantillas del gestor de contenidos.
  • Alguien puede borrar la cookie sin que nos demos cuenta y sigamos navegando posteriormente creyendo que Analytics no está registrando nuestra visita.

 

Conclusiones

Uno de los problemas con el código de seguimiento de Google Analytics es que registra absolutamente todas las visitas a nuestros sitios web, incluidas las que nosotros mismos (o el propietario final del sitio web) realizamos. Esta situación, sobre todo en sitios webs con pocos miles de visitas, puede tergiversar el análisis posterior que hagamos de las estadísticas de visitas.

Por este motivo, siempre que sea posible deberíamos utilizar algún método para que Analytics excluya nuestras visitas para, si no eliminarlas completamente, al menos sí reducirlas y así miniminar su impacto en las estadísticas finales.

En este artículo hemos visto varios métodos para conseguir este objetivo, pero ninguno de ellos es totalmente infalible, ya sea por limitaciones técnicas o porque requiere que el usuario ejecute previamente alguna tarea. Aunque algunos son bastantes más fáciles de implementar que otros.

Llegado a este punto, no se puede decir a priori cuál es mejor que otro, sino que depende de las circunstancias especiales de cada caso y de la libertad de acción que tengamos; por ejemplo, a la hora de configruar los navegadores o instalar complementos en ellos. También es posible combinar varios de estos métodos (no son incompatible entre sí) cuando la situación lo aconseje y permite.

En general, las preguntas que debemos hacernos para optar por uno u otro método son:

  • ¿Tenemos IP fija? Crear un filtro en Analytics para esa dirección IP.
  • ¿El navegador es Chrome? Instalar el complemento “Block Yourself from Analytics”.
  • ¿El navegador es Firefox? Cambiar la cadena del agente de usuario y crear un filtro/segmento en Analytics.
  • ¿El navegador es Internet Explorer? Crear una cookie personalizada.
  • ¿No es posible instalar complementos en el navegador? Crear una cookie personalizada.
  • Para cualquier otro navegador, crear una cookie personalizada

Ante lo visto, la solución combinada más universal sería filtrar las direcciones IP fijas (si procede) y crear una cookie personalizada, aunque ésta última requiere cierta destreza técnica con el gestor de contenidos. No son excluyentes, puesto que al filtrar las IP fijas nos quitamos el trabajo de tener que acceder previamente a la página de creación de la cookie en cada uno de los ordenadores y dispositivos de la red interna.

 

Hasta aquí todos los métodos que conozco para que nuestras propias visitas no formen parte de las estadísticas de Google Analytics. En mi caso, no tengo IP fija, utilizo el complemento “Block Yourself from Analytics” para Chrome y el agente de usuario personalizado en Firefox. Apenas utilizo Internet Explorer, salvo para ver cómo queda la web después de cambiar algo, y prefiero no trastear mucho con los ficheros del gestor de contenidos. ¿Conoces algún otro método para filtrar tus visitas a tu sitio web en Google Analytics? De los métodos presentes en este artículo, ¿utilizas alguno? ¿Cuál es el que más te ha gustado? ¿Y el que menos?

Imágenes: freepik, elaboración propia.

 

¿El post te ha resultado útil? ¡Ayúdame a mejorar y puntúalo!

[ Hasta ahora habéis votado 6, con nota media 5 ]
 
Tweet about this on Twitter3Share on Facebook0Share on Google+4Pin on Pinterest0Share on LinkedIn10Buffer this pageEmail this to someone

Quizás también te interese...

6 métodos para que Google Analytics no cuente tus propias visitas
Etiquetas: filtros    Google Analytics    segmentos    tráfico web
Sobre el autor,
Consultor SEO Freelance, Ingeniero Superior de Informática, Certificado en Google Adwords y Experto Universitario de Social Media Marketing, con más de 20 años de experiencia en el sector de Internet y las Nuevas Tecnologías.

Hay 2 comentarios acerca de:
    “6 métodos para que Google Analytics no cuente tus propias visitas

  • 07/02/2016 a las 18:52
    Enlace permanente

    Wow! Vaya pedazo de post, Antonio. ¡No sabes lo bien que me viene!
    La verdad es que me sabía la teoría, pero en su momento se me olvidó excluir mis propias visitas en Analytics y, en consecuencia, llevo tiempo falseando los resultados 🙁
    Ahora mismo me pongo a ello y tu guía va a serme de gran ayuda.

    ¡Gracias!

    Responder
    • 07/02/2016 a las 21:34
      Enlace permanente

      Hola, Carla:

      Me alegro que el post te sea de utilidad 🙂

      Yo creo que esto nos pasa un poco a todos. Inmersos en nuestras tareas, a veces se nos olvida lo fundamental, que en otras circunstancias no dejaríamos pasar. Además, como bien dices, falsea los resultados y nos puede hacer tomar decisiones equivocadas. Por ejemplo, y ahora me doy cuenta que no lo menciono en el artículo, también pueden resultar afectados el porcentaje de rebote y la duración de la sesión, no solo las visitas, porque cuando vemos nuestras páginas solemos hacerlo bastante rápido.

      Gracias, Carla, por visitar mi blog y dejar un comentario. Si tienes alguna duda, aquí estoy para ayudarte en lo que pueda 🙂

      ¡Un saludo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.